X
ESTABILIDAD

Uno de los factores decisivos a la hora de llevar a cabo una inversión es la garantía de estabilidad en el entorno, de modo que el inversor pueda planificar su proyecto a largo plazo y tener la seguridad de que su inversión estará protegida en todo momento. En Castilla y León la estabilidad política, económica y social es un hecho demostrado, con políticas económicas continuistas y realistas, un amplio compromiso social en todos los niveles y con garantías para proteger las inversiones.

Todos estos factores atraen a inversores de todo el mundo, independientemente del sector o tipo de inversión que realicen, y valoran notablemente las posibilidades de crecimiento que, gracias al marco de desarrollo estable presente en la región, benefician a su inversión. Asimismo, tanto la normativa para la constitución de nuevas empresas como para la repatriación de beneficios, junto con una política fiscal favorable y un amplio y útil paquete de ayudas públicas respaldan los proyectos de inversión y se convierten en el marco perfecto para  todos aquellos inversores que deseen desarrollar su proyecto sin sobresaltos y con la garantía de que el gobierno regional siempre velará por la buena marcha del mismo.

Por otro lado, esta estabilidad se extiende –y entendemos que esto es especialmente importante- a las inversiones ya realizadas. El fuerte consenso social permite que las empresas y trabajadores que operan en Castilla y León trabajen de manera conjunta y dinámica, asumiendo su responsabilidad en la buena marcha de los proyectos y comprometiéndose con ello. Esta filosofía de trabajo y colaboración, rasgo distintivo de la región, supone un factor de estabilidad adicional que valoran especialmente aquellos empresarios con visión de crecimiento y expansión.

CLIMA EMPRESARIAL

Castilla y León es una región cuyos empresarios son reconocidos nacional e internacionalmente por su capacidad de trabajo, compromiso y espíritu emprendedor. Estas características han favorecido la expansión y reconocimiento internacional de buena parte de las empresas y sectores autóctonos, y han atraído a nuevos proyectos y empresarios que han hecho de nuestra región no solo su centro neurálgico, sino también su hogar.

Aparte de estas características, un factor decisivo en el clima empresarial regional es su capacidad de diálogo y de consenso, tanto horizontal como vertical, y que permite involucrar en sus proyectos a todos los agentes implicados en ellos, desde los trabajadores al sector público. Así, todos los agentes sociales trabajan en la misma dirección y, desde su posición, contribuyen a garantizar la estabilidad en el futuro de los proyectos.

Desde ese punto de vista, la conflictividad laboral en Castilla y León es de las más bajas de España, lo que unido a sus altos índices de productividad configura un clima empresarial sano y moderno, que permite desarrollar relaciones profesionales y sólidas con clientes y proveedores de todos los sectores. Como resultado de este entorno empresarial, tanto empresarios como trabajadores se benefician de un crecimiento y consolidación a lo largo del tiempo que se extiende a todas las inversiones llevadas a cabo en la comunidad.

ASOCIACIONES Y CLUSTERS

Una de las características más importantes de la vida empresarial de Castilla y León es la vocación de diálogo entre los agentes sociales implicados en el desarrollo económico regional, así como la fluidez con la que éste se lleva a cabo.

Buena parte del éxito de este diálogo, fundamental para el diseño de planes estratégicos y políticas económicas, es la red de asociaciones y clústers presentes en la región. Desde estas instituciones, que juegan un papel clave en la dinamización de sus sectores y en la canalización de políticas, se trabaja de forma muy profesional salvaguardando los intereses del sector y defendiendo a los integrantes de los mismos. Se convierten así en un actor principal de la vida económica de la región, actuando como interlocutores frente a la Administración y otras instancias públicas y privadas y contribuyendo al desarrollo y crecimiento de su área de actuación.

Si bien existen múltiples asociaciones empresariales de tipo local y regional, y de ámbito generalista, se pueden destacar las siguientes:

Por otro lado, en aquellos sectores con mayor componente industrial y de Valor Añadido, así como en los tecnológicamente más avanzados, es importante destacar la importancia que los clusters juegan en ellos, como motores sectoriales de los aspectos críticos en dichos sectores. Cabe destacar los siguientes:

  • FACYL, en el sector de automoción.
  • AEI Ciberseguridad y Tecnologías Avanzadas, en el sector de la Ciberseguridad.
  • AETICA, para las TICs.
  • VITARTIS, en el sector agroalimentario.
  • BIOTECYL, en el sector sanitario y, especialmente, en el área de la oncología.
  • CYLSOLAR, para las energías renovables.
  • CBECYL, para los bienes de equipo.
  • SIVI, en el caso de la atención y servicios para la vida independiente.
  • CLUSTER 4 EYE, para la oftalmología y als ciencias de la visión.
  • AVEBIOM, para la valorización energética de la biomasa.
  • AEICE, para el sector de la construcción eficiente.
  • AERIS, en el caso de la sostenibilidad ambiental.
  • AEI Movilidad, para el sector de la movilidad.
CALIDAD DE VIDA

Uno de los rasgos distintivos de Castilla y León y las poblaciones que la componen es su calidad de vida. Entre las características más reseñables de las disfruta la región a este respecto están el hecho de que aquí no hay ciudades masificadas –con la consiguiente facilidad para la conciliación de la vida personal y familiar-, el índice de seguridad ciudadana es el más alto de España, existe una amplia y eficiente red de servicios públicos en todos los ámbitos y una gran variedad de zonas verdes urbanas.

Además, el patrimonio natural e histórico de Castilla y León es tan vasto como reconocido internacionalmente. La variedad de paisajes y localizaciones y la belleza de pueblos y parajes naturales de la región proporcionan un entorno idílico para trabajar y para las actividades de ocio, convirtiendo la estancia en nuestra región en una experiencia inolvidable, ya sea de manera esporádica o permanente.

En este sentido, conviene también destacar la amplia oferta cultural y de ocio que la región ofrece, de todo tipo y dirigido a todas las personas. Una gastronomía internacionalmente reconocida, tradiciones culturales milenarias y fiestas de interés turístico internacional hacen de Castilla y León una región en la que la calidad de vida es absolutamente indiscutible.